Contact Information

Atlanta, GA / Madrid.

En ésta vida el recurso más importante es el tiempo; por eso no debes malgastarlo con personas que no serán capaces de valorarte y ayudarte a evolucionar tu plano personal y espiritual.

Si bien nuestra condición humana nos hace desarrollar una serie de emociones y sentimientos por las personas que nos atraen; tenemos que aprender a entrenar a nuestro cerebro para que maximice la selectividad y descarte todas aquellas posibles opciones que no son beneficiosas.

El Dalai Lama en su tratado sobre el arte de la felicidad describió al Amor propio como la base de La Paz espiritual, ya que si no somos capaces de amar nuestra existencia, personalidad, virtudes y características no seremos capaces de disfrutar el regalo de la vida, ni mucho menos valorar a otras personas que se acercan con buenas intenciones.

La máxima autoridad del Budismo Tibetano se detiene a explicar que durante el ciclo de la vida nuestra consciencia buscará conectar con personas que consideramos afines, más aún porque sucumbimos ante la percepción moderna de las relaciones interpersonales.

Y aunque la socialización primaria interpuesta por las religiones, junto a agentes socializadores durante la adolescencia y temprana adultez hablan de tolerancia, asertividad y empatía por personas que piensan de forma diferente; tenemos que aprender a desarrollar sentimientos de afecto sólo por aquellas personas receptivas que saben corresponder.

“Querer sin esperar nada a cambio” es una abstracción muy peligrosa que fomenta el egoísmo desmesurado y le concede poderes especiales a todas aquellas personas sumamente egoístas para que se aprovechen de los corazones nobles.

Queda de nosotros aprender a poner límites que enaltezcan el amor propio, acentúen el autoafecto en todas dimensiones y remover del cerebro la falsa creencia que hay que querer así no te quieran.

Tus sentimientos son tu tesoro. ¿Por qué regalarlos a quien no los merece?

¿Por qué vas a querer a una persona que no se acepta a sí mismo?, ¿Un individuo que se queja de su vida?, ¿Alguien muy egoísta que solo piensa en su beneficio y no le importan sus similares?

La crisis de valores éticos, personales, morales y espirituales que atraviesa la sociedad moderna no tiene presentes, porque en toda la historia de la humanidad no se habían relatado tantos casos de entropía moral, implosiones depresivas y desgano cognitivos.

Piensa en lo siguiente; no tiene ningún sentido que inviertas tus energías en querer a una persona que  no se siente conforme consigo misma, ya que todas las frustraciones y resentimientos los transformará en peligrosos artilugios de manipulación para tenerte “siempre disponible a sus antojos”.

Quienes no se quieren así mismo son los más crueles, déspota y poco empáticos con sus amistades, además son especialistas hacer daño con sus palabras bajo la excusa de ser honestos.

Esos mismos son los que que siempre necesita un favor, un socorro y una ayuda.Pero cuando tú una vez al año necesites apoyo táctico, esa persona no acudirá a socorrerte porque no le importa no ayudarte.

Por esa misma razón Impera desarrollar elevadas habilidades sociales para saber relacionarnos, más que todo porque conviene detectar al individuo que fue socializado por un sistema para considerarse inútil, poco competitivo y siempre está en una lucha interna para demostrar que si vale algo.

Resulta interesante — que cuando analizas las doctrinas cristianas que se enseñan hoy en día, aprecias peligrosos mecanismos de control social que refuerzan conductas poco beneficiosas para sortear la crisis de valores espirituales.

Se han tergiversado las enseñanzas de Jesús de Nazareth para hacernos creer que tenemos que querer a todas las personas por igual sin importar no querernos a nosotros mismos; pero nada se dice del amor propio, porque si fuimos hechos a imagen y semejanza De Dios amarnos a nosotros mismos es amarlo a él.

Share:

Isaías Elías Blanco

administrator

Tyche Editor | Writer, book author and investigative journalist specialist in spiritual and personal success development.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

70 + = 80